El corazón es un Captcha

Publicado: 11/08/2014 21:32 por Victor Lemes en sin tema
20140811213258-imag1701.jpg

Les habrá pasado a la hora de hacer un ingreso por internet, o una reserva, que para poder continuar con la operación les aparecen unos dígitos borrosos, desenfocados y poco legibles. Son los Captchas y sirven para diferenciar computadoras de humanos. Supuestamente las computadoras no pueden descifrar dígitos mal colocados, torcidos o borrosos y los humanos sí, pero tengo mis dudas. 

Algunos Captchas, como algunos corazones, son extremadamente complicados, rebuscados e indescriptibles. Le dices al ordenador que es un "Cero"  pero es una "O"   o una "Ele" es una "I"  o simplemente no entiendes la sucesión de letras. A veces llevan una raya en medio para dificultar su lectura; otras veces crees haber acertado y escrito el código correcto y automáticamente te aparece un mensaje de Error y otra ventana con otro Captcha para que lo vuelvas a intentar, pero puede ser aún más incomprensible que el anterior. Y es que están automatizados para la confusión; un mismo Captcha ni siquiera está totalmente seguro de su contenido y a veces solo llega a conocerse a sí mismo mediante la interpretación del humano observador que lo descifre, y a su vez el propio humano observador duda de lo que ve y por tanto se le complica más la identificación. No es fácil sentir. Perdón, rectifico (¿ven la confusión?) Sentir es fácil, pero traducir lo sentido no tanto. El ejemplo visual es tan simple y complicado como imaginar la siguiente escena: Un Captcha leyendo a otro Captcha. Uno pensará que es Amor y el otro tal vez interprete que es 4M0R. 

Y así, entre Captcha y contradicción, entre ciclotimia y convicción de tierra mojada, entre quizás y certezas y cerquizas, entre Tequieros y ya no, Talveces y nopuedeseres, siperonoes y noperosíes, el genital que deja en evidencia a la evidencia del corazón, el hipotálamo que interfiere racionalmente en la bipolaridad valvular sistólica y diastólica, el estómago que es el verdadero portavoz pero se le ningunea por culpa de un poeta que dijo que lo importante es seguir los dictados del corazón y la frase quedó comercial, popular y bonita para las postales y las películas de Julia Roberts; entre las letras comprensibles pero desgastadas, las faltas de ortografía de algunos sentimientos, las rampas resbaladizas que el tiempo nos pone delante de las certidumbres, la otra rampa tras la superada, las demás rampas, las otras trampas, los autoanálisis morfosintácticos sin tácticas ni estrategias de uno mismo, entre todos estos abismos y cercanías y, en general, entre tantas búsquedas y ¿capturas? ... es como vivimos abriendo ventanas emergentes y pop ups, con errores o con "Puede continuar con la operación (a C0R42Ón abierto)"


 




Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.