Ex terminar y Ex periencias nuevas

Publicado: 21/10/2014 16:20 por Victor Lemes en sin tema
20141021162058-blog.jpg

Hace unos meses, tras mi ruptura, me mudé a un pisito pequeño, bonito, acogedor pero con las paredes muy finas. Oigo el microondas de la vecina, la cisterna del vecino y, como no, algunos de sus momentos más íntimos. Desde hace un mes para acá oigo a mi vecino, el alto, fuertecito y guapete, día sí y día también destrozar los muelles de su cama con una chica que grita bastante, y un día me dio por prestar una atención más exhaustiva. Ella gemía de manera muy parecida a mi Ex, misma intensidad, mismas coletillas eróticas, incluso el timbre, algo distorsionado por la pared que nos separa, era muy parecido. Hasta que un día él la nombró, y efectivamente, el nombre correspondía al de mi Ex. Maldije al mundo y a los hilos de sus serendipias. Ella, obviamente, tras nuestro distanciamiento y ausencia de noticias mutuas, no sabía de mi nueva vivienda, ni yo sabía de su nueva compañía hasta ese día; y claro, no he podido evitar escuchar todo lo que ocurre al otro lado de esa pared infernal. A veces me pongo tapones para evitar el retortijón estomacal, y otras puedo escuchar incluso sus conversaciones post coitales. Es un Deja Vú, ella le hace las mismas preguntas que recibía yo en nuestros inicios, le formula las mismas dudas, le hace las mismas bromas, pero él no las entiende y ahí es cuando noto tras la pared cómo ella piensa en mí en ese momento. 

Escucho durante el día cómo discuten por las mismas cosas que discutía conmigo. Son ridículas. Es curioso como desde fuera se ve tan insignificante lo que desde dentro se vive como algo colosal y digno de llanto. Me lo paso genial con sus discusiones, no así con sus reconciliaciones. El otro día ella le pidió poner música de fondo mientras hacían el amor. Él propuso una de Ricky Martin y yo noté ahí tras la pared como se le retorcían a ella los esquemas y volvía a acordarse de mí. Otro día él llegó del videoclub con una película y le dijo: "Cariño, hoy nos vemos una buenísima de coches To Fast To Furious", y noté tras la pared cómo se acordaba de nuestros debates post Campanela. Cuando él no está en casa, siento que vuelvo a estar con ella, separados por una fina pared pero juntos, porque se pone la música alta mientras cocina o hace sus quehaceres, y ahí sí la reconozco cantando Joaquín Sabina a grito limpio o los Beatles con su inglés mal pronunciado, pero cuando llega él... Un, Dos, Tres, un pasito palante María... y ahí noto tras la pared su pasito pa´ atrás. Pero ahí sigue, tal vez esta vez haya preferido el abdominal al acorde.

Hace unas pocas noches oí que cenaban, según escuché, celebrando románticamente dos meses juntos (ella fue más rápida en su rehabilitación mientras yo seguía entumecido) Tras la cena llegó el lecho, el de amor para ellos, el de muerte para mí, sobre todo cuando ella propuso poner de fondo "Something" de Los Beatles. Ahí ya no sé si pensó en mí o los Te quiero que le decía entre orgasmos iban para él; solo sé que esa noche decidí volver a cambiarme de piso y he estado buscando fuera de mi provincia porque veo capaz a esta vida cínica de volvérmela a poner puerta con puerta con su próximo amor, con el que repetirá los mismos rituales, y con el que revivirá de alquiler. 

Ya con el camión de mudanzas esperándome en la calle, escribí una nota y se la puse por debajo de la puerta, sabiendo que su novio no estaba. La nota ponía: "Espero que logres ser feliz. Vive y deja de revivir, que vivir es otra cosa. Misma lluvia, pero distinto Amor se llama el juego. "Something" era la nuestra, pánfila". 

No firmé. No hacía falta. Y por fin me mudé de casa, tan urgente como mudó ella de piel.

 

Comentarios  Ir a formulario

gravatar.comAutor: Bego

No tengo yo muy claro quien no ha dejado de pensar en quien...

Fecha: 22/10/2014 09:52.


Añadir un comentario



No será mostrado.