Se muestran los artículos pertenecientes a Noviembre de 2012.

Traer de más

Publicado: 05/11/2012 18:39 por Victor Lemes en sin tema

Echar de menos

Traer de más

Acercar de sobra

Revolver el páncreas

Pormenorizar el recuerdo

Pensar en ti

Soñar en ti

Doler en ti

Desgañitar el miedo

Temblar la reminiscencia

Reír el lacrimal

Aducir la piel

Invocar el poro

Besar el vacío

Palpar la duda

Filtrar su olor

Oler a pupila

Difamar el llanto

Digerir la pena

Vomitar la gana

Quererte

Querermete

Quererteme

Maldecir la lontananza

Alojar la esperanza

Presenciar la ausencia

Morderla

Cercar la rabia

Acercar el ansia

Acercarte de sobra

Traerte de más

Echarte de menos

CUEVA DEL BOLERO

Publicado: 06/11/2012 00:44 por Victor Lemes en sin tema

lunes, 5 de noviembre de 2012

VICTOR LEMES Y SU «CAJA NEGRA» SIEMPRE LLENA DE SORPRESAS

Víctor Lemes cantando en La Cueva del Bolero.
El pasado viernes, en el concierto que nos ofreció VÍCTOR LEMES en La Cueva del Bolero, hablando de su próximo disco y de una de sus últimas canciones, hizo varias referencias a lo que en el mundo de la aviación se llama la "caja negra", que en realidad es un artefacto incorporado al avión, en el que quedan grabados, o registrados, todos los incidentes del vuelo, e incluso, las conversaciones de la tripulación.
Pues bien, hablando de la canción "Caja negra", que luego vamos a escuchar, Víctor –siempre con su desbordante y delirante imaginación en activo– dijo algo que me encantó y que me parece una hermosa aproximación al concepto de lo que es, en realidad, un disco, un CD, o una simple "maqueta": «Una especie de "caja negra" en la que quedan registrados los latidos, los sentimientos, las ilusiones, las inspiraciones y la experiencias –de cualquier tipo– vividas por el cantor, o sea, sus canciones». 

Tomando como referencia esa original percepción de lo que es un disco, a mi –con el paso del tiempo– conforme voy escuchando cantar a Victor, me queda cada vez más claro que en su "caja negra". o sea, en el registro global de su obra, siempre vamos a encontrarnos con una sorprendente genialidad definida en dos direcciones:
En primer lugar, por el conocimiento y por el uso magistral que hace del lenguaje. Es impresionante como en sus composiciones le van fluyendo las palabras –incluso las más insólitas– en ritmo, en hermanamiento y en armonía. Su dominio del lenguaje es sencillamente prodigioso, lo que denota con evidencia su pasión, creo yo, por la literatura y por la creación literaria.
En segundo lugar, en su "caja negra" vamos a encontrarnos también con una rica variedad de matices temáticos a la hora de escribir y componer sus canciones... Podemos encontrarnos canciones de gran ternura; auténticas sátiras de tremenda carga política; excitantes desarrollos eróticos que discurren entre grandes pasiones y decadencias inconfesables; verdaderas terapias auto-internas que siempre resultan liberadoras; e insólitas descripciones de "vivires" y "aconteceres" cotidianos... En fin, una "caja negra", que si la abres, te puedes asegurar horas y horas de disfrute por la calidad, por la variedad y, sobre todo, por lo "disparatadamente insólito de sus registros".
Víctor Lemes
Como muestra tangible de todo lo que acabo de decir, el pasado viernes Víctor Lemes, nos cantó, entre otras muchas, dos canciones que ponen claramente de manifiesto tanto su extraordinario dominio del lenguaje, como su riquísima variedad de registros temáticos, o de contenido.
La primera de esas canciones se titula "Crisis de pareja" y, como puede comprobarse, su texto no tiene desperdicio; se trata de un magnífico juego de palabras en el que la "crisis económica", tan "de modé", contamina incluso a las relaciones de pareja.
«Estoy en crisis de pareja
con mi esperanza en recesión;
la situación se me asemeja
a mi patética nación

Ella me quiere por dinero
y yo pensando que era amor;
ahora solo dice: "Te quiero"
si mi sistema financiero
se acomoda a su inflación.

Me tiene acumulando activos,
invierto en bolsa escrotal,
ya no me encuentra atractivo
en mi reproductividad.

Pues ya no tengo carta blanca
para inyectar mi liquidez;
mi banco de esperma se planta
porque ella sanea su banca
con otros tipos de interés.

Y no me nacen las ganas
de buscarme una alemana
que rescate mi declive,
no hay intervención ni Ibex
que consuele mi dolor

Yo domino mis dominios
aunque ejerzas latrocinio
y aunque amputes mis derechos
no podrás hacer desechos
con mi delgada constitución».

La segunda canción, que personalmente situaría en el otro extremo de su universo creador, es la titulada precisamente "Caja negra"; bellísima y sorprende canción que el pasado viernes consiguió reforzar en mis percepciones y en mis convencimientos, que VICTOR LEMES es, realmente, si no el mejor; sí, al menos, uno de los jóvenes cantautores de mayor calidad en nuestro país.
Os dejo con él, y con su "Caja negra"... ¡disfrutarla!:
«Recolecto todo el fuego y me inmolo explotándote en la piel,
introduzco contraseñas de mis dedos derritiéndote de sed,
hiervo el mercurio derramado por el vaho de tu respiración,
lates y palpito si palpitas cuando late mi aproximación

Si te ciegas cuando me evaporo
puedes leer braile por mis poros
que están en mayúsculas las ganas y el deseo que atesoro.

Si estremezco al roce de tus yemas
puedes rastrear mi ecosistema
que si rompo tus escamas yo me dejo romper los esquemas.

Barajamos nuestros labios y la posibilidad de un beso más,
mojas lo que inundo cuando inundas lo que mojo en esta tempestad.

Si tus manos dictan mi sentencia
y despresurizan mi emergencia
no te sueltes y agárrate fuerte que se acercan turbulencias.

Si tanto temblor nos desintegra
guarda alguno en tu caja negra
y que quede intacto tanto tacto, tanto impacto entre los dos,
y que quede intacto tanto tacto, tanto pacto entre los dos».



14N Huelga general ... ¿o una huelguilla particular?

Publicado: 14/11/2012 05:47 por Victor Lemes en sin tema
20121114054709-int.jpg

Lo escribo para que conste en acta y perdure en el tiempo incluso con fecha señalada. Así en un futuro, llámalo meses, años, cuando realmente se hace un balance objetivo de las cosas, veré si se ha conseguido algo con esto:

Con esto me refiero a la huelga general de hoy día 14 de Noviembre (14N que suena más comercial). Iré, desganado, pero iré, y esa desgana la ha generado otra huelga general anterior, hace unos meses, ya van dos en este año, en este gobierno patético de una derecha corrosiva. Enumerar la corrosión será redundante ya que todo el mundo sabe el tipo de agua ras que están utilizando: Recortes, privatizaciones, facilitar despidos, subidas de impuestos, desahucios truculentos, paro, inhibición de derechos fundamentales, tasas judiciales...

El descontento es obviamente generalizado, solo los ciudadanos de bien pueden permanecer impávidos ante estas medidas, y por desgracia la mayoría no somos de bien, sino de mal en peor. Ahora bien, y esta pregunta va para mi yo cuántico del futuro que lea este post dentro de X tiempo. ¿Sirvió? ¿Valió de algo esta huelga general? ¿O mientras nos manifestábamos se aprobó la ley de tasas judiciales ignorándonos? ¿Les hicimos retroceder? ¿O nos trataron como trato yo al malabarista del semáforo de mi calle? Sí, lo veo, noto su situación, intuyo su malestar, lo cuento como anécdota cuando lo veo, lo comparo con otros malabaristas de otros semáforos, pero en cuanto se pone el semáforo en verde arranco y como si no hubiera pasado nada. ¿Va a ser esta huelga general otra vez así? Digo otra vez porque la más reciente tuvo esta sucesión:

Huelga, piquetes, datos de daños, prensa demostrando el fracaso, prensa demostrando el éxito, parcialidad nada disimulada de los medios, datos de manifestantes, estadísticas, comparaciones con años anteriores, síes, noes, qué vergüenza, qué orgullo, Guauu, qué imagen aérea, Buff qué lema tan ocurrente, Eyy ¿ese no es Almodóvar? ¡qué comprometido! ... y mañana... vuelta a la normalidad, a las 7:00 en planta, a levantar el país, a las 10:00 el cafecito, a las 14:00 a comer al bar (ya hoy es digno volver a consumir) a las 17:00 me compro ese móvil nuevo, y a las 21:00 fútbol, y a acostarse pronto que mañana a las 7:00 vuelvo a levantar el país.

Eso es una huelga general ... y mi miembro viril mide 34 centímetros, claro. Así vamos a cambiar el parecer de los arrogantes que nos manejan, claro. Una portada un día no cambia el rumbo del país, lo siento por los optimistas, tan pacientes y pasionarios que deben ligar muchísimo siendo portavoces de algún sindicato. Ay... es tan guapo encabezando la pancarta... Qué rebelde, cuánta causa, cuánta lucha...  Eso no es lucha por el cambio, por lo menos desde mi punto de vista. Solo estamos haciendo malabares en un semáforo. Si quieres un cambio métete dentro de mi coche o haz malabares sin esperar a que el semáforo esté en rojo, pero malabares todos los días, no solo el día que nos lo conceda el payaso de turno, todos los días, todos. 

¿Quieres que nos escuchen? Acojónales, pero no se acojona con un día o con dos huelgas generales en un año, tal vez el año que viene convoquen otra, y de nuevo al deja vu, y de nuevo este post obsoleto. Cáeme bien amigo sindicato, por favor, sé más fuerte y disimula un poco la mano de la que comes, convénceme y convócame el año que viene, pero ve preparándolo desde ya, infórmanos y dinos: 

"Señores, dentro de 8 meses haremos una huelga general multitudinaria y continua, vayan ahorrando porque no les voy a mentir, van a perder dinero, ahorra el equivalente a esa pérdida que tendrás durante una semana de parón generalizado, ahórralo y ve precavido porque esos días de huelga no te los van a pagar, guárdalos tú, pero únete a esa huelga. Ahorra o nunca. Una semana de paro en la productividad hunde al país, y eso no lo van a tolerar los de arriba y no les quedará otra que decir: Vale, perdonen, rectificamos". 

Ahí sí amigo, ahí sí te secundo y encabezo la pancarta, ahí sí eres digno de ligar como un bendito merecedor de todos tus triunfos. Ahí sí creo en ti, ahí sí creo en ésto, ahí sí creo en el cambio urgente que necesitamos... pero ya basta de huelguitas por favor. (Lo peor es que el badulaque leporino del presidente, si leyera esto, me metería en su saco de mayoría shilenshiosa... So lerdo)

Voy a ir, porque mi gente y mis amigos están ilusionados, creen en esto, están cabreados, preocupados, tristes, quizás más que yo, y les respeto y admiro, y les quiero apoyar, a ellos, a los míos. Pero sé que hoy no estoy cambiando el mundo, que me perdonen los que no considero míos por no apoyarles, no porque no quiera, sino porque mañana no puedo cambiar nada por nadie. Me estoy cansando de los actos inútiles, incluso si éstos, dicen, son pequeños granitos de arena que se van acumulando para una playa paradisíaca. No. Quiero el camión de arena, siento mi exigencia, pero como dice uno de mis cabreados amigos... "Ya llevamos muchas cervezas, es el momento de pasar a las copas"