Se muestran los artículos pertenecientes a Abril de 2014.

¡Shhh!

Publicado: 07/04/2014 16:52 por Victor Lemes en sin tema
20140407165217-house.jpg

Llevo dos días sin poder hablar, faringitis aguda, llana y esdrújula, con inflamación y ronquera y me es imposible ejecutar cualquier sonido. Es como esa impotencia angustiosa que me pasa a menudo en los sueños en los que me persiguen y quiero gritar pero no me sale el audio, o quiero advertir a alguien de que le va a ocurrir algo y yo no puedo ejecutar ningún sonido gutural. Hoy en día vivimos lo contrario en esta sociedad que grita a viva voz y no se le escucha, por lo que la angustia es similar. 

El tiempo me ha enseñado que muchas veces (por no decir siempre y convertrime en tremendista) las palabras no tienen valor, o esconden, o confunden, o pierden vigencia si se las lleva el viento. Es por eso que en estos días siento que soy más sincero que nunca y mejor persona. He quedado con gente con la que solo tengo que gesticular, asentir o negar si me preguntan, tal vez subir los hombros en modo de duda, hablar con los ojos y las cejas, labios, "Puff", "Tss". Es muy difícil cagarla así, y si el día de mañana llega el tan recurrente reproche de "tú me dijiste que..." no podrá refutar ni ganar dicho litigio; YO NO DIJE NADA. 

En la comunicación, el lenguaje tiene sus estratagemas y mayéuticas para confundir; por ejemplo si tu pareja te grita un: "Capullo, me dijeron que te vieron besando a Fulanita en la calle" tú puedes rebatir: "Eso es mentira, no me acuses, yo no he besado a nadie en la calle" y si te cree pero el día de mañana una cámara de seguridad de dicha calle muestra cómo besabas a Fulanita en la calle, podrás seguir defendiéndote, diciendo que no has mentido y encima permitirte el lujo de decir que te han difamado con calumnias, porque tú no estabas besando en la "calle"; Tú estabas besando en la acera. "Nunca te he mentido, tengo la consciencia tranquila". Y ya con esa guinda rematas el Sofisma.

Si estos días me llaman por teléfono, cuelgo y mando un mensaje diciendo que no puedo hablar y que vengan a ver cómo me expreso. Sí, porque en la comunicación escrita también caemos en confusiones y trampas. La otra persona puede interpretar que estás cabreado o seco porque pusiste Muak solo con una "K"; o al contrario, interpretar en tu "Ya hablaremos" que quieres quedar para hablar cuando lo que de verdad quieres es quitártela de encima. Hay millones de ejemplos de éstos que cada uno podrá llevar a su territorio y experiencia personal y corroborar dicha teoría tirando de las hemerotecas de mierda que a día de hoy la tecnología nos guarda en mensajes privados de facebook o whatsapp o SMS o el vídeo de tu boda dónde constó en acta tu "Sí, quiero". Refuta eso, ¡Valiente!

En 2002 y sin tener ni idea de esta teoría que me saco hoy de la manga, compuse una canción llamada "Nido en la garganta" que empezaba diciendo: "Como un ave en la tenue voz / con anhelo migratorio de una expedición / hacia una tempestad se escapó una verdad / deshaciendo el envoltorio del amor" y continuaba enumerando con símiles las diferentes formas en las que se pueden escapar las verdades sin palabras. Es por eso por lo que me siento afortunado de mi silencio en estos días. Una huelga de palabras que recomiendo encarecidamente a todo el mundo, tengan o no tengan faringitis. Huelga de palabras y fiesta Háptica. Si quieres saber, toca y mira, si quieres que te entienda, toca. No escuches ni hables, toca. Los dedos son más fiables. Para evitar confusiones, toca. Estos días (y así debería ser siempre) los portavoces son la pupila dilatada, la oreja roja, la mejilla encendida, la piel que eriza, el espasmo incontrolado, el lacrimal que tiembla, el abrazo que no suelta, "disparo en la sien, metralla en la risa"... ¿Que yo dije qué?

Etiquetas: , , , , , , , ,

Números migratorios

Publicado: 14/04/2014 17:35 por Victor Lemes en sin tema
20140414173507-foto-movil-sueno.jpg

He cambiado de teléfono y creo que ya entiendo por qué se dice "cambiar de compañía". Me gustaba mi antiguo número "666788899" y su inicio satánico, pero sobre todo el ritual casi automático a la hora de digitarlo. Demasiada vida vivida con esa serie numérica, pero ahora me han dado un número nuevo y desde hace unas semanas mi nueva compañía es una chica que me manda mensajes diarios, y quieras que no, acompaña en las largas noches. Lo curioso es que ella cree que soy otra persona, concretamente la persona que poseía dicho número de teléfono hace un año. 

Hoy en día, los números no mueren, solo se transforman y tras un mini período límbico, asignan ese número que tenías a otra persona con teléfono y compañía nueva. Debe ser que se acabaron todas las combinaciones, lo cierto es que mi nuevo número hoy, es el viejo número de un tal Fran que, hace un año, dejó una relación con Pilar, mi nueva compañía nocturna, y ésta, tras un año, ha empezado a echarle de menos y a intentar retomar aquella historia. Supongo que Fran fue más lúcido y cambió de vida radicalmente, empezando por cambiar su teléfono, pero Pilar sigue anclada en el pasado. Un año habrá sido suficiente para que Fran superara el infierno, pero no lo ha sido para Pilar que cree que aún están a tiempo para empezar de cero (o eso me dice ella cada noche). En la velocidad con la que el tiempo pasa para cada uno no entraré, ya que cada cual sufre a su manera dicho paso y solo sus entrañas saben "como" "cuando" y "cuanto" quema. Ni Einstein ni Lázaro Carreter; Solo las tripas saben que el tiempo es (un adverbio) relativo.

Al principio me mantuve al margen y no respondí a los mensajes de Pilar, pero uno de sus mensajes hizo que reaccionara:

"Fran, por favor, sé que me estás leyendo diariamente, no me ignores, al menos dime algo, pero no me mates con la indiferencia, no merezco este vacío, cometí un error, lo sé, pero basta ya de castigo, por favor, salúdame al menos. Un beso, Pilar"

Noté la pena y el desgarro en cada letra, la intuía incluso llorando y pensé que decirle que ese número no era ya el de Fran, la destruiría el triple, por impotencia y por darlo por perdido, así que intervine:

-"Pilar, no sabía qué responderte hasta hoy, es raro pero no te preocupes, está todo olvidado. Sigo aquí. No llores"

-"Buf, gracias Fran, no sabía qué hacer ya, no he dejado de pensar en ti ni un solo día"

-"Ni yo, has sido la persona más importante de mi vida, aún tengo nuestras fotos en la pared"

-"Perdóname Fran, estaba confusa, no sabía lo que hacía, pero este año sin ti ha sido un infierno y me ha aclarado que lo que quiero es estar contigo, he querido esperar a que se suavizaran las cosas, ¿podríamos vernos?"

Y así noches y noches, demorando el encuentro pero suavizando su dolor, dándole la razón, minimizando daños, piropeándola y subiéndole la autoestima contándole que ha sido la mujer de mi vida y que no la podré olvidar nunca; y cada vez que ella menciona alguna anécdota vivida, alguna complicidad sexual que me (le) hacía o algún ataque de risa de los que teníamos, que eran muchos (ya los siento míos, de ahí la primera persona del plural) pues se los corroboro con un "¿cómo olvidarlo?". Y entre "¿cómo olvidarlos?" y "¿cómo olvidarlos?" estoy enamorándome de aquella historia de amor truncada por alguna razón que aún no ha explicado bien porque da por sentado que yo sé lo que pasó. Por eso, ahora que estoy enamorado, tengo miedo de sacarle información sobre lo ocurrido, porque a lo mejor me duele tanto que no podré perdonarla y la hundiré y me hundiré y tendré que dejarla (otra vez para ella) y deprimirme y llorar y cambiar de vida, de teléfono, de compañía... hasta que un día salga a tomar una copa para salir del hoyo y conozca a una chica guapísima a la que le pida el teléfono y al dármelo me diga: 

"Apunta mi nombre: Deus ex machina - 666788899"


Obsolescencia programada

Publicado: 20/04/2014 21:58 por Victor Lemes en sin tema
20140420215802-errorck1.jpg

Ella ya no te quiere, no te confundas. Tal vez te quiere para algo, pero con esa acepción materialista del verbo querer y no con la del verbo amar; esa ya no funciona, ni apretando fuerte las teclas, ni forzando el mando, ni cambiándole la pila. Hoy en día los corazones son atravesados por flechas de caducidad y los besos ya vienen con obsolescencia programada, y de repente, un día, sin haberle dado ningún golpe, se apaga. Error 404 not found. Off. Puntito Rojo de apagado. Y por desgracia ya no está en garantía, ha pasado demasiado tiempo de uso y disfrute, de ruido y de Mute. Y hay que Actualizar sistema. ¿Aceptar? o ¿Descargar más tarde? Lo normal suele ser Descargar más tarde porque tus tarjetas de memoria solo son compatibles con aquel sistema operativo, pero al final terminas descargando, tú por un lado y ella por otro.

Ella ya no te quiere, no te confundas, aunque tú creas que sí y ella crea que también, solo eres un archivo en favoritos al que recurrirá cuando se sienta vacía, un documento reciclable aún en su papelera porque, sí, te mandó a la papelera, pero nunca se atrevió a vaciarla porque sigues guardado como Favorito, y al lugar donde has sido feliz a veces uno trata de volver, con la frente marchita y el software usado y el procesador en eterno proceso, y el disco en arranque constante, pero no por amor, éste ya solo existe en versiones piratas.

No es amor, son ganas de querer follar con alguien con quien te compenetras a la perfección. Y digo follar porque ya no es hacer el amor, ése ya se hizo, se aliñó, se adornó, se metió en la nevera para que no se estropeara, se estropeó, se volvió a hacer en otro horno, se hizo con piel (otra piel que no es la tuya) se dejó fuera, se puso malo, dio olor, se tiró y hay que hacer otro, aquel, el Favorito, el que fue Favorito y dejó de serlo. Y quiere rehacer el amor, y quieres rehacerlo, forzando el mando, reactivando tu tarjeta de memoria. Reparar error. Enviar informes de errores. Esta operación tardará demasiado, al terminar su equipo se reiniciará solo. Y ahí, al inicio de sesión, tal vez tú ya no la quieras, no te confundas.

Etiquetas: ,

Víctor Lemes (Coplichuelas) -Se ha puesto de moda

Publicado: 28/04/2014 19:55 por Victor Lemes en sin tema

El Cantautor grancanario interpretando una de sus letras en la Sala Chistera de Manolo Vieira. En esta ocasión se trata de una copla sobre la tecnología móvil