Se muestran los artículos pertenecientes a Enero de 2015.

Minicanción sobre la ley de "seguridad ciudadana", más conocida por el sentido común como Ley Mordaza

Etiquetas: , , , , ,

Minicanción de Víctor Lemes interpretada en Cantautores en Vegueta (Las Palmas) y que habla de las a veces peligrosas maneras de combatir el hastío en las parejas

Etiquetas: , , , , , , , , ,



20150112014119-victor-lemes-buho.jpg

Vecinos, vuelvo a Tenerife a darles otro concierto en el Buho La laguna. Hay material nuevo tras el último concierto y más canciones que no pudieron entrar en el repertorio. Esta vez iré sin Faringitis que también es un punto a favor.
SORTEAMOS 2 ENTRADAS ENTRE LOS QUE PONGAN ASISTIRÉ en mi página de facebook. 
Se abre en este evento la opción de peticiones para el concierto, que la otra vez me pidieron algunas que no llevé ensayadas, para ir mejor preparado en esta ocasión.
Las entradas están desde ya a la venta en El Buho o llamando al 686 479 388 No se me demoren. Hasta pronto!!

Aquí el enlace:

Etiquetas: , , , , , ,

Desperfectos

Publicado: 12/01/2015 05:46 por Victor Lemes en sin tema
20150112054635-desperf.jpg

Un día decides cortar uno de los dos cables del detonador que llevas tiempo observando y que sabes que va a explotar de un momento a otro. Al principio no angustia porque aún queda mucho para llegar al Cero de la cuenta atrás, pero llega un momento en el que se acerca el final y debes hacer algo para evitarlo, así que desesperado por una solución decides cortar el cable rojo y... BOOM!!! todo vuela por los aires. Te equivocaste de cable, ese era el que reactivaba la bomba y el que la hacía detonar. Y siempre te quedará la duda de si el cable verde era el que la desactivaba o si la explosión habría sido inevitable igualmente. Hay cables trampa para despistar. Están puestos para que creamos que hay opciones, que hay elección. Pero ya está, lo hecho deshecho está y todo reventó, se volatilizó la esperanza, se desintegró lo construido. Ya eres solamente una zona cero y solo queda recalificar tu pecho para hacer urbanizable el terreno del nuevo corazón. Y te eriges. Y te reconstruyes con regeneración de tejidos y con viejos escombros que volaron pero cayeron de una pieza, los indestructibles, los indivisibles, los esenciales. Y te restauras a la espera de una futura destrucción que volverá a convertirte en zona cero.

En cada reconstrucción tendrás más irregularidades porque el material cada vez estará mas viejo y gastado, y vendrán las quejas de quien te habite. Que si tu suelo está más inclinado, que si tu tabique torcido, tu puerta condenada, un bloque carcomido, una pared hundida, una grieta de más, un tEcho de menos... y es ahí cuando asumes que nadie es perfecto sino que todos somos desperfectos. Y que tal vez tu grieta de más pueda ser el hueco exacto para su tacha sobrante y encaje a la desperfección. O que tu suelo inclinado sea su rampa de acceso. O que tu puerta condenada sea su liberación. O que tu tEcho de menos sea su sistema de ventilación. O que simplemente tu pretérito imperfecto sea su pretérito desperfecto simple. 

¡Qué complicado!

20150119005214-buho-la-laguna.jpg

 

 

Muchísimas gracias por hacerme sentir como en casa y tan cómodo en el ya mítico local El Búho La Laguna. Javi Aguilar eres un grande, gracias por todo. Espero repetir en unos mesecillos. Un placer ver esas caras sonrientes desde el "Escenario", y cada vez más caras nuevas. Hasta pronto!

Víctor


Etiquetas: , , , , , , ,

3 Segundos

Publicado: 22/01/2015 08:45 por Victor Lemes en sin tema
20150122084555-trotar.jpg

Corriendo a las 21:00 de la noche por la playa de las Canteras, mientras escuchaba a los Red Hot Chili Peppers en mis auriculares me iba motivando a no parar. El tiempo lo calculaba en canciones y no en minutos. Tras un buen rato me dije: “Acaba Californication y paras ya”. De repente a lo lejos veo que en dirección contraria se acerca una chica también trotando. Cada vez nos vamos acercando más, hasta que nos entra esa duda de hacia qué lado apartarse y llega ese momento confuso en el que ambos giramos al mismo lado y reculamos al mismo otro lado y nos da sonrisa tonta en cuestión de segundos. 3 segundos, entre duda, trote, sonrisa y campo visual, me bastaron para el el vuelco en el estómago que genera una belleza golpeando en la pupila. “Ahora no puedes parar” me dije. “Hazte el duro y llega un poco más, luego da la vuelta y espera a volvértela a cruzar, machote”. Y eso hice, di la vuelta y vi como ella volvía a acercarse en dirección contraria. Le hice un gesto con mi mano y mi cabeza hacia la derecha, y ella me hizo otro hacia la izquierda. Gestos que entre nuevas sonrisas comprendimos para no volver a la confusión del choque. Otros 3 segundos de cruce bastaron para corroborar la belleza. “Tienes que hacer algo, Casanova” me automotivaba. Así que me agaché y escribí en la arena:

“Hola, Víctor, encantado”

A la espera de que ella volviera a dar la vuelta y leerlo. Seguí trotando, cada vez más rápido para cruzarme cuanto antes con ella y su sudor. Giré y ahí estaba ella acercándose. También parecía que trotaba más rápido. Volvimos a cruzarnos durante 3 segundos y esta vez las sonrisas eran más cómplices. Ya con la lengua fuera iba a parar hasta que vi que de donde ella venía también había algo escrito en la arena:

 “Hola, Diana, la de la derecha” y un punto y coma seguido de un paréntesis cerrado - ;) -

Ahora no podía parar. Ya me diera un infarto ahí mismo tenía que seguir el juego. Le escribí: 

“¿la de la Derecha? ¿del PP? Buff” 

Giré y seguí trotando, a lo lejos se veía como ella estaba agachada escribiendo otra vez, pero ahora bajo lo que yo le había escrito. Me puse nervioso. “Imbécil, la has cagado hablando de ideologías tan pronto, como tu bromita la espante verás” Me autocastigaba. Tardábamos como unos 3 minutos en cruzarnos, y cada vez se me hacían más largos, por la incertidumbre de ver lo que me había escrito y por la poca resistencia física. Nos cruzamos y esta vez ya nos reíamos ruborizados por saber que ya nos habíamos escrito, pero el rubor se disimulaba con los colores cardíacos del ejercicio. Llegué a dónde había escrito y leí: 

“Yo muerta de vergüenza y resulta que tú también me escribiste. Gracias”. 

Me tembló todo, las piernas por el cansancio, y el estómago por pensar que yo también le causé una buena impresión tras cruzarnos. No sabía qué responderle hasta que finalmente me explayé: 

“Me va a dar un infarto por tu culpa, que me estoy haciendo el duro solo para sorprenderte y seguir cruzándonos”. 

Giré, seguí, volvimos a cruzarnos junto con la risa cómplice protocolaria de los famosos 3 segundos. Su sonrisa fue buena señal de que no se había espantado tras mi comentario político, pero me moría de curiosidad por ver qué había escrito. Llegué y leí: 

“No, por dios, de derechas no, que nos están asfixiando, como yo ahora, que se me va a salir el corazón por la boca por tu culpa”. 

Ya no podía continuar más el juego, tenía que terminarlo haciéndole alguna proposición, así que me lancé: 

“¿Paramos? Te invito a un Aquarius y a cenar al restaurante del paseo. Necesitamos hidratos”.

Volví a trotar y volví a cruzarme con ella. Nos miramos con cara de saber que estábamos aguantando por culpa del otro pero seguíamos manteniendo esa regla tácita y no impuesta de no hablarnos y esperar a leernos. Llegué y leí: 

“Habrá que tomar medidas, no?”

Me gustó aunque noté ambigüedad en esas palabras. Más que ambigüedad fue como que ella no se atrevería a tomar las medidas hasta que no las propusiera yo; cosa que había hecho ya en el otro texto al invitarla a cenar, así que respondí: 

“Medida tomada en mi escrito anterior, voy para allá y te lo vuelvo a proponer, por escrito y hablado”. 

No sabía cómo se habría tomado mi invitación pero todo apuntaba a que lo lógico era que aceptara tras este juego y esta sucesión de frases. De repente giré, ya trotando más despacio, a la espera de volver a cruzarme con ella a los 3 minutos por última vez, pero no la vi. Miré para arriba, para el agua, para el paseo, pero no estaba. “¿Qué hiciste mal idiota?” Me decía a mí mismo mientras sprintaba nervioso dirección a las letras a ver qué me había respondido a la propuesta. Y ahí estaba la sorpresa. Mi última intervención no estaba, como si nunca la hubiera escrito, borrada. Había subido la marea. 

Tal vez hubiera accedido a cenar pero al ver que no había respuesta se sintió poco correspondida y se fue avergonzada. Tal vez sí lo leyó y se asustó con la proposición. Tal vez solo fue un juego y huyó, o tal vez en todas las historias entran en juego más factores externos y ajenos a los dos protagonistas y son factores con fuerte marejada que afectan despiadada e irremediablemente a las decisiones. Y mientras releía su primera frase: “Hola, Diana, la de la derecha” Neptuno borró otra frase con un golpe de mar, y luego otra, y otra, hasta que sacó su cínico tridente y borró todas las letras menos “Hola” y finalmente, el muy burletero, borró solo la H.

 

Víctor Lemes - El Gallinero

Publicado: 23/01/2015 18:52 por Victor Lemes en Agenda conciertos
20150123185438-10929970-840223099357123-190407666528895856-n.jpg

Gentes de Bien, Sufi, Notable o cualquier nota media. El viernes 30 daré un concierto muy importante en El Gallinero, ya que el local se va a traspasar tras años de enorme labor artística. Será la última actuación en ese sitio que ya ha dejado su huella en la historia cultural de Canarias. Aparte es el cumpleaños de la dueña, que además de ser mi amiga es un pedazo de jefa comprometida con el arte. Todo sumado hará que sea una noche especial. Las entradas ya están a la venta desde hoy y el local abrirá todos los días, por lo que pueden ir a retirarlas cuando quieran. Recomiendo que vayan cuanto antes y no se queden sin sitio ya que se pondrá un aforo limitado de 90 personas. Las personas que le den a Asistiré en este evento entrarán en un sorteo de dos entradas gratuitas que se hará estos días y se comunicará por aquí a los ganadores. Si por algún casual ya tienen la entrada y les toca el premio, se les devolverá el dinero el día del concierto. Esto lo hacemos para que no esperen al sorteo y vayan pillándolas desde ya, por el riesgo a lo que comenté antes.

Nada más. Cualquier novedad se irá informando por aquí. Espero que podamos despedir dicho rincón como se merece. Yo pondré todo de mi parte, incluso canciones a estrenar. Les espero el 30. No se demoren. Salud y Eritrocitos!!

Etiquetas: , , ,

(Aparente).MOV

Publicado: 23/01/2015 19:24 por Victor Lemes en sin tema
20150123192408-iceberg-clevenger-grande.jpg

Uno no se enamora de la esencia sino de la presencia, de lo que ve, de la cara visible. Conóceme mucho y me odiarás. Todos tenemos secretos, lados oscuros y rincones prohibidos. Silvio Rodríguez dice “Lo de menos son todos los secretos que intuyo huelo y toco y siempre te respeto” pero cuando la intuición se convierte en hecho, lo de menos pasa a ser lo de más. 

Once años de relación estable, amor, respeto, complicidad y transparencia (Aparente). Siempre reíamos, compartíamos gustos, pasiones y orgasmos. La complicidad sexual, la mirada radiografiada, el beso exacto en el momento adecuado y el “Estás bien, mi amor?” en el lugar correcto. Con un parpadeo distinto sabía si le pasaba algo. Con un ceño fruncido descifraba lo que me pasaba. Éramos un equipo envidiable de puertas para afuera y fascinante en nuestro hábitat íntimo. Nuestra intimidad, la compartida. Hasta que la invadí, la intimidad, la suya. Me habría gustado decir “Compartir” su intimidad, porque eso pensaba yo, que era nuestra, y que no había secretos, que todo era cristalino como bien disimuló durante tanto tiempo, pero ya ves, tengo que decir “Invadir” porque descubrí cosas que ella no quería que supiera y por tanto ya se considera invasión. Es curioso, si no hubiera descubierto material sensible, el acto habría sido lícito, pero como lo que vi era desgarrador, ya el verbo pasa a ser “invadir” o “vulnerar”. Al final eso son algunos delitos: interpretaciones de los damnificados. Aunque a decir verdad, creo que el mayor damnificado fui yo porque ella no parecía sufrir en los vídeos que vi. 

Lo peor eran las fechas. Un día antes de nuestro aniversario, por ejemplo, mientras ella estaba supuestamente de turno de noche y yo dormía nervioso por el viaje sorpresa que le tenía preparado para el día siguiente, resulta que se había grabado en vídeo con ese chico alto y musculoso que, según el VID15062014.MOV, le hacía gritar a orgasmos durante un buen rato. Vaya cara de placer que se le veía, y oye, ¿te puedes creer que al día siguiente, cuando nos acostamos para celebrar nuestro aniversario, no noté ni sospeché nada? Ahora, sabiendo lo que sé, ato cabos y muchas cosas empiezan a cuadrar; aquel cardenal en el muslo no era de nuestro perro, como pensé yo y me corroboró ella, yo tan inocente. Las fechas eran duras, sí, pero las frases más, por no hablar de las imágenes y gemidos. Todo lo que ella le decía, todo lo que le pedía y todo lo que le hacía, las caricias, felaciones, posturas… igualitas que las que hacía conmigo, pero sin mí. Y esa cara de placer, otra vez… hacía tiempo que no la veía tan cachonda, y ha tenido que ser en pixeles. Es repugnante, cómo esa misma cara que me volvía loco encima de mí, es nauseabunda encima de él. Toda esa complicidad que pensé que yo disfrutaba en exclusiva se volatilizó al ver el VID29122013.MOV, otro vídeo hecho dos días antes de aquel fin de año en el que tras comer las uvas me abrazó, me miró a la cara y con los ojos aguados me dijo “Eres el hombre de mi vida, te quiero, mi amor”. Madre mía, ¿Cómo iba a sospechar yo algo con esa naturalidad y sinceridad (Aparente) que parecía desprender? ¿Y sabes? En el fondo no creo que fuera mentira esa aclaración, quererme me quiere; de hecho esa noche le pedí matrimonio; pero entiéndeme, ahora suena un poco a papel mojado, porque… ¿qué es lo que valora aquí el ser humano? ¿lo que le demuestran y muestran? ¿o lo que le esconden? Porque yo estaba enamorado de lo que veía, pero ahora me da asco esa persona que no veía. ¿Qué hago? ¿Ignoro todos esos .JPG que le manda masturbándose en la ducha mientras yo estoy leyendo esperándola en la cama? y ¿qué hago con esos mensajes de “mi novio se va mañana de viaje, tenemos la casa enterita para nosotros”? ¿Cómo hago para que no consten en las actas de mi memoria? ¿Todos esos secretos pueden ser “Lo de menos”? ¿No me incumben por ser secretos? ¿O me dan de lleno? ¿Cómo puedo volver a esa inopia en la que era feliz? 

Yo sé que se están poniendo de moda neologismos ridículos que intentan definir lo indefinible: “Redes de relaciones conexas” “Polifidelidad” “Poliamor”… ¡Polimierdas! Eso queda muy “cool” y liberal en esos estudios escritos por charlatanes ávidos de justificar sus actos aferrándose al rango de “Investigadores de la Universidad de Houston descubren que…” pero eso solo lo tolera el que lo disfruta, no el que lo sufre. De hecho tengo clarísimo que ella caería fulminada si yo también estuviera acostándome con otra durante más de un año. Muchas teorías suenan muy bonitas y comprensibles sobre un papel. Las teorías, a priori envalentonan el altruismo, pero la práctica a posteriori, cuando le pasa a uno mismo… Ah amigo, ahí aflora el egoísmo. Quien intente poner una definición teórica y unas pautas a la noción del amor es un esclavo de patrones y normas, pero el amor no es un temario a seguir punto por punto. El amor y las entrañas que éste mueve no entiende de esquemas. Mi amor no lo entiende, y el de ella tampoco. Así que…
-Perdone que le interrumpa.
-Lo siento, es que a veces pienso en voz alta.
-Yo sé que es duro, no digo que no, pero el amor es lo primero, y eso tiene que ponerlo en lo más alto de su pedestal, ella sigue con usted por algo.
-Sí, porque no molesto. ¿De verdad el amor es lo primero? Y no me trates de usted, que yo llevo tuteándote toda la consulta.
-Perdona, pues eso, que ella te quiere, es obvio, y me imagino que con ese chico del que me hablas solo tiene una relación carnal.
-¡Oh! Todo un alivio, me quedo más tranquilo. Gracias. Pero déjame decirte que llevan más de un año follando sin parar, se hacen regalos por sus cumpleaños y hasta han viajado juntos, a París, ni más ni menos… digo yo que eso sobrepasa un poco lo “solo carnal” ¿no?
-Bueno, cada uno le da la importancia que quiere. ¿Lo has hablado con ella? ¿Sabe ya que sabes todo eso?
-No, quería tener otro punto de vista primero. ¿Qué harías tú en mi situación? Me ayudaría saberlo como referencia.
-Bueno, yo no tengo una relación seria, llevo año y medio viéndome con una chica pero nada serio. Me gusta, pero no estoy enamorado como se le ve a usted… perdón, como se te ve a ti. De todas formas, solo soy un terapeuta, mi opinión no valdrá de mucho, más bien mis consejos.
-Sí que valdría.
-¿Por qué crees que valdría?
-Porque aquella chica de la foto que tienes en la estantería, que te está abrazando en la Torre Eiffel, es mi mujer. Por eso he venido a tu consulta.

MANOLO VIEIRA- CHISTERA

Publicado: 24/01/2015 23:24 por Victor Lemes en Agenda conciertos
20150124232432-victor-y-manolo.jpg

 

Grandes tertulias a puerta cerrada con Matías Alonso y Manolo Vieira

 Pasen por Chistera que Manolo tiene nuevo espectáculo. No deberían perdérselo!!!!

Etiquetas: , ,

Videomontaje parodiando la última campaña del Partido Popular

Etiquetas: , , , ,